Sifup Sindicato Interempresa de Futbolistas Profesionales de Chile

Una historia a pie pelado y una foto que habla más que mil palabras

Jueves 20 de Abril de 2017 - 3:19

Columna de Gamadiel García.

El fútbol deja, a veces, historias maravillosas. Nosotros como Sifup lo sabemos. Todos los días nos encontramos con agremiados que luchan por cumplir sus “sueños de niñez” como dice la canción de Los Miserables y que a la vez hacen de este juego la forma de sustento de sus familias.

Me detengo acá para hablar de Alexis Sánchez, un colega  que confiesa que si no fuera por el fútbol ahora estaría limpiando autos, fosas, arrastrando tierra y carros, para tratar de ayudar a los suyos.

La vida le cambió gracias a un talento único, inigualable. Alexis, que jugaba a pie pelado por no tener plata para zapatillas y chuteadores, descubrió con el fútbol cosas que quizás de otro modo no podría haber logrado. “El fútbol me enseñó la importancia del esfuerzo, y a no esperar recompensas inmediatas sino entender que el trabajo duro da sus frutos tarde o temprano”, ha contado a la prensa que le pregunta por su origen y desarrollo.

La dedicación y el trabajo honesto es el que lo tiene encumbrado hoy a un nivel superlativo: a los 28 años es un referente mundial, es goleador histórico de la Selección,  y lo que es mejor, entrega valores que nuestro Sindicato quiere representar y que tiene que ver con la honestidad, la resiliencia, su voluntad de superación y sobre todo el ejemplo que provoca su vida deportiva y privada.

El tocopillano tuvo el lunes un gesto que lo enaltece. En propia cancha, terminado el partido, corrió hacia la tribuna y obsequió su camiseta a un pequeño hincha, provocando lo que el propio niño calificó como la mayor alegría de su corta vida.

El gesto no es menor cuando miramos por ejemplo lo que pasó hace unos días en el clásico de Córdoba, Argentina, cuando un grupo de delincuentes lanzó un hincha al vacío provocándole la muerte. Un verdadero horror.

En tiempos de violencia y falta de convivencia, Alexis nos da un ejemplo a todos: en vez de ser un jugador individualista y cerrado por la fama y el dinero, se abre y demuestra que el fútbol, el gol o el control de un balón no es la última acción de su vida.

Tiene muchos méritos para ser el mejor de la cancha, pero también durante toda su historia ha hecho una virtud demostrar que lo que pasa fuera de ella también cuenta. Y vale tanto como el mejor gol o el mejor dribling.

Pese a su notable desempeño de este año no figuró en el once ideal elaborado por el sindicato de futbolistas de Inglaterra (PFA), pero el tocopillano ya obtuvo un premio mayor: el recuerdo imborrable que cargará por siempre el pequeño hincha presente en el Riverside Stadium.

Grande Alexis.

Un abrazo

Gamadiel García